Una mañana de olores

Con dos amigos sabuesos recorrí, guiado por el instinto de los canes, oliendo el aire que me traian las hojas del otoño, oliendo la hierba mojada, las setas jóvenes y escondidas, temerosas de nuestras manos.Recorri el profundo valle, vérde, rocoso sinuoso y arbolado. Ellos llevaban la enseña que nos guiaba, mas yo mismo, oliendo, su camino confirmaba.

Llegaba el humo lejano como si estuvieramos entre casas, mas no fuera de hogares sino de remotos lagares, cocinas sabrosas, caldeadas de humos, de bosques en ascuas.

Oler, oliendo desentrañabamos el camino, correr, corriendo nos fueramos acercando.

Por una mañana fuimos como canes, felices en el campo, en nuestra madre, aleccionados por dos amigos, el pinto y el blanqueado.

Jivago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .